REFLEXIONES SOBRE LA LECTURA

LA BIBLIOTERAPIA


Leer puede ser una gran experiencia si nos sumergimos en una apasionante lectura y, además, puede hacernos más inteligentes si empleamos nuestro tiempo en leer sobre temas que nos aportan nuevo conocimiento. Necesitas motivos para leer?.
El concepto de biblioterapia da comienzo en EE.UU, en los años 1930, debido a la Segunda Guerra Mundial, un médico aplicó a los soldados, que disponían mucho tiempo para la recuperación, se experimenta que la lectura es una ayuda en el proceso curativa. Los libros resultaban ser buenos para el estado de bienestar de los pacientes, se entretenían con ellos, los ayudaban por varias razones.
La ciencia dice que leer mejora nuestro bienestar tanto emocional como físico y nos ayuda a afrontar la existencia. Según The New Yorker la bilioterapia, es un método o recurso terapéutico que  ha tenido repercusión, hasta el mejorar el dormir, los lectores habituales están más contentos más satisfechos, mejora el rendimiento académico, ayuda a reducir el estrés y aumenta la inteligencia emocional.
Leer aporta muchos beneficios para la salud mental y física, ayuda a que el estado mental sea placentero, similar a los beneficios de una terapia de relajación.


Mls Ana Julia Arguedas Valverde



DÍA DEL LIBRO Y LOS DERECHOS DE AUTOR


  El objetivo de la celebración del día del libro y del idioma, es fomentar la lectura, la industria editorial y protección intelectual de los derechos de autor.

La celebración del día del libro se lleva a cabo desde principio del siglo XX, un 23 de abril fallecieron Cervantes, Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega. También otros nacieron – o murieron – como Maurice Druon, K. Laxness, Vladimir Nabokov, Josep Pla o Manuel Mejía Vallejo. Este es el motivo, que fue escogida esta fecha, por la Conferencia General de la UNESCO para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores, y alentar a todos, al respeto de lo escrito, en el desarrollo del progreso social y cultural de la sociedad, también para hace conciencia en el poder de la palabra, la cual es generadora de cambios en la personas, este día es importante para hacer conciencia sobre la importancia de la lectura.

La lectura no solo da el acceso a la gran cantidad de información y enriquece los conocimientos, es un instrumento para el trabajo intelectual, ya que apuesta por la acción a la mente y aligera la inteligencia.
Vicente Clavel Andrés, escrito de Cataluña, fue quien propuso la celebración, a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en 1923 y fie aprobada por el rey Alfonso XIII, en España coincide con la celebración de San Jorge patrón de Alemania, Aragón, Bulgaria, Cataluña, Etiopía, Georgia, Grecia, Inglaterra, Líbano, Lituania, Países Bajos, Portugal, Eslovenia y México. Para este día es tradicional regalar una rosa al concluir una lectura, evento o pregón y que los enamorados y personas queridas se intercambien una rosa y un libro.

Para 1995 se aprobó el 23 de abril el día mundial del libro y los derechos de autor, se convierte en una FIESTA MUNDIAL. El Día del Libro fue propuesto por la Unión Internacional de Editores (UTE), y presentado por el gobierno español a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Desde la invención de la imprenta, el libro se ha constituido para la humanidad un vínculo de diversas culturas, la transmisión de valores y conocimientos, tanto para la recreación, la expresión y el desarrollo de la imaginación, es un instrumento que de un alto grado, de información para todas las civilizaciones.

Tenemos que tomar conciencia de cuidar nuestra lengua española, con todas sus expresiones, y un alto a la violencia verbal y escrita, ya hoy en día se  atenta con nuestra identidad, ya que no es un solo medio de comunicación, sino un hecho social que implica cultura y conducta, desafortunadamente, estamos hoy cayendo en malos hábitos en la forma de escribir, de comunicación verbal, también se realizan muchas conducta de copiar expresiones e ideas de otros, sin darles el mérito

Recopilado por Mls Ana Julia Arguedas Valverde

Bibliotecóloga


BENEFICIOS DE LA LECTURA:

La lectura es un acto de vivir, donde se crea, recrea y transforma, cuando se selecciona una buena lectura, ya que es como el alimento que nutre; esta es el único instrumento para el cerebro para ejercitarse, para Gabilondo dice que hay que leer con intensidad, despacio, con cuidado, viviendo la vida de las palabras. Todo ello hace que el poder la mente sea tan fuerte que recrea lo imaginado, activando las áreas cerebrales que se accionarían si lo estuviera viviendo en la realidad, ya que se puede simular la narración y todos los detalles se registran en el conocimiento personal de las experiencias pasadas.



1. Leer es una forma de aprendizaje
2. Leer favorece a la concentración
3. Leer te distrae y hacer sentirse mejor, en momentos intensos
4. Leer estimula a la imaginación
5. Leer conoce formas distintas de hacer las cosas
6. Leer incrementa el desarrollo intelectual
7. Leer mejora la ortografía
8. Leer es un ejercicio mental
9. Leer mejora la expresión oral
10. Leer es un método preventivo de alzheimer y otras enfermedades neurodegenertativas

Y a ti por que te gusta leer?




LA BIBLIOTERAPIA:
Cuando leer tiene un fin terapéutico


La biblioterapia emplea la lectura como herramienta para mejorar trastornos leves o moderados. En Inglaterra, hay médicos que recetan libros de autoayuda.
En la Antigüedad, los griegos indicaban en la entrada de las bibliotecas que "eran un lugar para la curación del alma". A lo largo de la Historia, los libros nos han acompañado, nos han divertido, instruido pero también nos han guiado y ayudado, incluso a algunos nos han salvado....

Durante la I Guerra Mundial, médicos y bibliotecarios de un hospital de Alabama (Estados Unidos) empezaron a utilizar libros como método curativo para aliviar los trastornos traumáticos de los soldados que volvían de la batalla. Así empezó lo que se denomina biblioterapia, cuando la lectura se emplea con un fin terapéutico. Libros de todos tipo, de autoayuda, pero también de ficción.

En España, el fenómeno de los libros de autoayuda es bastante reciente; en los últimos años se han colado en las librerías y han vivido un auge importante, aunque éstos no sustituyen la terapia, pero sí que permiten acompañarla y reforzarla. Existen dos tipos de libros de autoayuda: los que aportan información sobre una temática o trastorno concreto (por ejemplo: dependencia afectiva, bulimia, inteligencia emocional, resiliencia...) y otros que intentan ayudar a los lectores y que proponen una metodología concreta con ejercicios y actividades: cómo aprender a meditar, cómo tener más amigos, hablar en público...

El psicólogo y autor de numerosos libros Christophe André dice que los títulos pueden ser una buena ayuda en cualquier trastorno leve o moderado, pero para los trastornos más graves no resultan tan beneficiosos. Los anglosajones son los pioneros en utilizar esta técnica; en Inglaterra ya hay médicos que practican la biblioterapia, es decir, recetan libros de autoayuda a sus pacientes con trastornos moderados como depresión, problemas de autoestima, estrés... de una lista de 30 libros realizada por el organismo Reading Agency.

Los beneficios

Uno de los principales beneficios para el lector de autoayuda es la posibilidad de desdramatizar la situación que vive, no sentirse solo con su malestar y, de paso, obtener inspiración para modificar comportamientos y salir adelante.

Ya existe un estudio publicado en la revista PLOS One que indica que los libros de terapia cognitiva resultan ser un tratamiento eficaz en la depresión.

Otro tipo de biblioterapia sería la literaria. Ésta se centra en el poder terapéutico de la lectura de ficción, como pueden ser las novelas y la poesía. Cuando se eligen correctamente los libros, pueden servir como crecimiento personal, sobre todo los que favorecen la identificación con un personaje o una situación concreta. Leer nos ayuda a fortalecer el pensamiento abstracto, al abrir un libro nos abrimos a otra dimensión, vivimos otras vidas a través de los diferentes personajes, desarrollamos la capacidad de ponernos en la piel del otro, el ser más empáticos.

Para el doctor Raymond Mar, de la Universidad de York (Canadá), leer "favorece una actividad cerebral similar a la que activaría la experiencia real". Después de haber leído determinados libros se ve la vida de otra manera, ya que éstos dejan un poso en el recorrido de las personas. Nos permite tener conciencia de otras realidades, nos conduce a la reflexión y a la introspección, y, finalmente, nos invita a crecer emocionalmente.

La sede de School of Life, en Londres ofrece biblioterapia en sesiones individuales y grupales para ayudar a las personas a lidiar con los desafíos emocionales de la vida diaria. En las sesiones, después de haber contestado a un amplio y detallado cuestionario, escuchado los problemas y gustos de la persona, se recomiendan tres o cuatro libros. Todo varía en función de las preferencias de la persona.

Para algunos, los libros de humor pueden ser terapéuticos, para otros serán otras historias las que les inspirarán y calmarán. En general, leer ayuda a reducir el estrés y aumenta nuestra inteligencia emocional, a veces nos permite encontrar respuestas y otras nos incita al cambio. Y es que toda buena literatura te cambia la vida... Flaubert decía que había que leer para vivir, pero podemos decir que leer ayuda a vivir, leer ayuda a curarnos. Y a ti, ¿qué libro te ha marcado?

Tomado de: Lastrero, R. (2016). Soy Bibliotecario. Recuperado 5 de octubre, 2016. http://soybibliotecario.blogspot.com.ar/2016/10/biblioterapia-cuando-leer-tiene-un-fin-terapeutico.html



LOS SENTIDOS Y LA LECTURA

Los efectos de la lectura en el celebro

Para Raymond Mar, leer es una gran manera de expandir el horizonte de experiencias.

Algunos efectos que suceden en nuestra celebro al leer:
La mente crea o recuerda objetos, si la lectura hace la descripción de escenas se activa en el celebro la corteza visual, donde se puede percibir y leer.
Al leer una historia, donde se enfrenta una narración peligrosa o temerosa, va a ver un sentimiento de miedo, se relaciona con una empatía, entre el autor y lector.
Al leer acción, se activa las zonas de movimiento, esto es cuando se realiza una actividad de patear, caminar o correr, la región motora se activa.

Se lee con los ojos, pero también con el olfato, con el gusto, con el oído, con el tacto. Con todo el cuerpo y no sólo con las partes “altas” privilegiadas por la jerarquía de los sentidos impuestas por la tradición metafísica: los ojos y la mente […]. La tarea de formar un lector es multiplicar sus perspectivas, abrir sus orejas, afinar su olfato, educar su gusto, sensibilizar su tacto, darle tiempo, formar un carácter. Lo único que puede hacer un maestro de lectura es mostrar que la lectura es un arte libre e infinito que requiere inocencia, sensibilidad, coraje y quizá un poco de mala leche. NIETZSCHE

El sentido del tacto a diferencia de los otros sentidos, nos conecta no sólo con el entorno, sino que, también, nos transmite sensaciones procedentes del interior de nuestro cuerpo. No se refiere únicamente a las sensaciones percibidas en la piel, en su concepción más amplia, incluye, también, las sensaciones originadas en nuestras vísceras, músculos y articulaciones.

El sentido de la vista al abrir el libro, nuestra vista sigue repasando su interior con avidez de nuevas sensaciones visuales: tipo de letra, caracteres tipográficos, orlas, láminas, grabados, nombres, imprentas, fechas, etc.

La mirada como lector y la mirada como escritor Ante lo primero, quien lee sólo como lector se quedan en el llamado nivel primario de la lectura. De ahí nacerán juicios como: “me ha gustado mucho / poco el libro”; “es un libro muy interesante”.
Leer como escritor se verá obligado a disciplinar su mirada de un modo más intenso, deteniéndose en aquellos aspectos que pueden llevarle a mejorar su competencia comunicativa, lingüística y educación literaria.

El sentido del oído después del tacto, el primer sentido que entra en funcionamiento en la vida de las personas y, en muchos casos, el último en apagarse. Pero el oído no es sólo un detector de sonidos: son precisos unos centros cerebrales capaces de dar sentido a toda la serie de señales sonoras que llegan al organismo. Sin la corteza cerebral que ordena los sonidos, su percepción sería un confuso resonar en nuestro cerebro. Los libros no hacen ruido. Pero aun así, el ruido es efímero. Pronto se vuelve invisible. El libro jamás produce ruido por sí mismo. Allá donde lo coloques, permanecerá ocioso y mudo.

El sentido del gusto se relaciona con la estética. Por gusto estético se entiende esa manera de sentir y de juzgar que tenemos de las cosas, y, también, la voluntad y la disposición del ánimo.
“Cuando leo, de hecho no leo, sino que tomo una frase bella en el pico y la chupo como un caramelo, la sorbo como una copita de licor, la saboreo hasta que, como el alcohol, se disuelve en mí, la saboreo durante tanto tiempo que acaba no sólo penetrando mi cerebro y mi corazón, sino que circula por mis venas hasta las raíces mismas de los vasos sanguíneos”. B. HRABAL


Bibliografía:

Sediles, Y. (2003). Leer con cinco sentidos. Pamplona. Recuperado el 5 de setiembre, 2016. http://www.xtec.cat/~ilopez15/materials/comprensiolectora/leerconloscincosentidos.pdf
Semana (29 agosto, 2016). ¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando leemos?. Recuperado el 1 de setiembre, 2016, http://www.semana.com/educacion/articulo/que-pasa-en-nuestro-cerebro-cuando-leemos/491654